El tacto en la enseñanza.

El año pasado realice un trabajo sobre este libro. Es una de mis obras favoritas, por lo que hice esta tarea con muchísimo gusto.Aquí dejo el resumen, la introducción que hice sobre él y mi valoración crítica.
Os recomiendo la lectura de este libro. Da mucho en qué pensar.
Actualmente la incertidumbre y la diversidad de perspectivas son dominantes. En nuestra sociedad gobierna el consumismo y la competitividad. Los valores morales y éticos han pasado a estar en un segundo o tercer plano.
Debido a ello, Max Van Manen nos induce a la reflexión al entender nuestro papel, motivando así a los futuros maestros desde una visión realista y exponiendo los problemas actuales con los que nos vamos a enfrentar.
Habla del tacto, que es el término que engloba todas las cualidades positivas que debe tener un profesor. El tacto es el motivo por el que dejamos nuestro egocentrismo para ayudar a otra persona sin cuestionar el porqué. El tacto es el afecto que se tiene por el niño y la esperanza que ponemos en él.
La educación en este sentido toma un papel fundamental ya que es la encargada de orientar a las nuevas generaciones. Y además, debe garantizar una seguridad y estabilidad al niño que carece de tales “privilegios” por causas familiares. Son los vigilantes de los mas pequeños, los que además de protegerlos ante el peligro les aporta recursos y entusiasmo para que un día pudieran llegar a nadar por si solos.
Introducción del trabajo
Después de visitar el museo, los niños subieron al autobús y se sentaron en los asientos. Yo, atrás con otra monitora, estábamos pendientes de que todo fuera bien. De repente sentí un ambiente distinto, una armonía especial. Todos prestaban atención a cuatro chicas que se sentaban delante de mi. En ese momento, asome la cabeza entre los dos asientos y note como entre ellas había una complicidad singular. Estaban cantando, y parecían ángeles. Un año atrás finalicé el curso de monitora de tiempo libre y con el vinieron las practicas. Me ofrecieron ir a acompañar a las monitoras y a los chicos de 6 a 12 años, y fui de voluntaria.
Después de comer los subimos a clase. Estábamos en el colegio donde pase mis años de primaria, esta vez trabajaba de monitora de tiempo libre a cargo de un grupo de 15 niños de unos 5 años. No paraban quietos y decidí hacer una clase de relajación. Puse colchonetas, apagué las luces y puse música relajante. Comencé a hacer un corto masaje a cada niño. Alguno cerraba los ojos, otros me miraban, otros sonreían. Les gustaban, estaban tranquilos. Quería que comprendieran lo bueno que es dar una caricia en vez de un golpe, lo agradecido que es recibir un regalo de otra persona y lo bien que te puedes sentir al devolvérselo. Cuando terminé, sin decir nada, todos se levantaron y cogieron las plumas, hojas y demás materiales que había empleado al darles el masaje y me dijeron que me tumbara. Ellos empezaron a devolverme el regalo que les había dado.
Mientras que veíamos “El libro de la selva” sentados en las colchonetas, Yihad se puso tras de mi y empezó a peinarme el pelo con sus dedos. Iria, una niña que no le gustaba mostrar tacto con los demás, se puso a mi derecha y me abrazo. ¿Por que quiero ser profesora? Es una pregunta que mas de una vez me han hecho y me consigue hacer sonreír para mis adentros. Supongo que es porque siempre me fascino el comportamiento que tienen los niños al descubrir la vida. Y también porque a través de estas “pequeñas” experiencias, he aprendido muchísimas cosas. Entre ellas lo nque puedo conseguir hacer por ellos y por mi misma. Como dice Manen:
“Ellos nos demuestran lo que somos capaces de hacer con nosotros mismos y con este mundo compartido”.
Me encantan los retos y no hay mejor reto que ayudar a otra persona a que consiga andar por el camino correcto. Yo creo que no hay otra manera de hacer esta transmisión que con tacto. En esos tres ejemplos que he comentado, el tacto esta presente. Es mas que físico, es sentir la presencia de otra persona, que esta ahí contigo y que te responde. Una mirada, un abrazo, una sonrisa,… Porque a través del tacto rompemos esa barrera que nos separa tanto, entre los adultos y los niños. Porque nos ponemos a su altura, porque admitimos que ellos también nos pueden ensenar, porque nosotros no somos diferentes y porque nosotros también fuimos pequeños alguna vez. Un profesor me recomendó este libro, y decidí hacer el trabajo sobre él. Mi trabajo va a consistir en un resumen exhaustivo de cada capitulo, ampliándolo con algunas frases hechas, proverbios, mapas conceptuales, mi propia experiencia y mi opinión. El libro del que voy a hablar es “El tacto en la enseñanza. El significado de la sensibilidad pedagógica” de Max Van Manen, editorial ‘Paidos Educador’.

Valoración Crítica.
Un libro para reflexionar, un libro de valores, un libro lleno de ejemplos y lleno de vida. Me ha hecho recordar muchas situaciones y relaciones que he vivido en el pasado de una manera objetiva, fijándome en el por qué de mis actos o en los de mis profesores y la carga moral que tienen dichas experiencias.
Una palmada en el hombro para una aprendiz de maestra. Dando optimismo aún basándose en ejemplos realistas (tristes, desagradables, crueles…) pero a la vez animándonos al cambio, a no olvidar la esencia de nuestra profesión. Me ha parecido un libro fantástico, no solo por su estructura y por sus “frases celebres”, si no porque me ha hecho pensar sobre lo que de verdad supone ser profesor. Al encontrarnos tan distanciados de las responsabilidades que más tarde tendremos, los profesores en potencia albergamos unas esperanzas y una visión de futuro sobre nuestra profesión que son ciertamente utópicas. De repente nos damos de bruces con la realidad, caemos en la cuenta de que no era lo que nos habíamos imaginado, que es totalmente distinta o al menos mucho mas complicada de lo pensábamos. Viene bien que te recuerden de vez en cuando lo que vas a ser, lo que debes hacer, conocer las repercusiones de tus actos, porque quizás cuando te lo empiezas a plantear ya es demasiado tarde y muchas de las verdades que creías inamovibles no tienen sentido, te has quedado sin respuestas. Muchos de los ejemplos me han conmovido y han dejado de ser parte de un trabajo a un recuerdo mas… .un libro sobre experiencias, o el libro: una experiencia?

Posted in Pedagogía, Reflexiones and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>