Formación inicial.

Después de unos días sin escribir, ni muchos ni pocos, era hora de ello. ¡Es que mi mano pide tregua en vacaciones!, en verano las neuronas se evaporan, en invierno se masifican y se enfrían… como la tinta de la pluma ¡cuánto le cuesta!
Tanto en julio como en diciembre, soy incapaz de terminar un libro, ¡ni siquiera de empezarlo! Que triste. Pero no hay problema, en poco tiempo volvere por Metropolitano… donde el camino hacia la facultad se hace tan interesante, cuando las ideas se organizan y tienen ganas de decirme cosas.
Ahora escribiré mi opinión personal de un artículo de Rosario Ortega, Catedrática de Psicología de la Universidad de Córdoba, “Formación Inicial”.
Al igual que Rosario pienso que la escuela es un medio imprescindible para el desarrollo del individuo en la Sociedad. Debe difundir valores democráticos como la justicia, la tolerancia, la igualdad de oportunidades,…
Es cierto que se exigen muchas competencias al docente, pero tanto si hablamos de países desarrollados como si no fuera el caso. Las competencias variarán significativamente según las exigencias del país correspondiente.
En el caso de España, los profesores deben luchar contra el evidente retraso escolar. (¿Será por qué hace unos años nos estancamos en una dictadura?).
Respecto al problema que menciona Rosario, no le doy la razón en parte. Es cierto que en la facultad podemos encontrarnos tanto docentes acostumbrados a los “viejos vicios” como jóvenes innovadores. Pero esto no debe suponer un problema en la formación del profesorado, ni mucho menos que los docentes prefieran unas pedagogías o ideales a otros.
Cuanta más diversidad tengamos en la facultad más grande será el abanico de influencias.
Si algo he aprendido en la carrera es que si el docente en cuestión no me aporta argumentos contundentes o conocimientos sin bases científicas o coherentes, es el alumno quien debe buscarlo y aprender de ello.
Confesaré que he aprendido mucho más fuera de la clase, gracias a experiencias o libros relacionados con esta profesión.
Un profesor de facultad debe ser un guía para el alumno, es decir, que el alumno debe saber cómo emplear ese “manual” y en qué momento o circunstancia.

Posted in Pedagogía, Reflexiones and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>