Formas de decir lo mismo

 Adjunto a continuación una discusión que he abierto en el foro de Lengua y comunicación.
by Laura Pareja Almodóvar – Sunday, 20 November 2011, 06:33 PM
Hola a todos,

realizando la actividad 1 acabé reflexionando sobre lo siguiente: las distintas formas que tenemos para decir lo mismo. Para mí esta cuestión fue un problema en el ámbito laboral que acabó afectándome en lo personal.

La situación es la siguiente: trabajo de cajera. Llevo más de 3 años haciéndolo, siempre compaginándolo con los estudios. A medida que mi formación ha ido aumentando (la relacionada con la educación) he ido creando círculos de amigos que tienen también estudios. Es decir, mi manera de comunicarme con los demás es distinta (más educada, por decirlo de algún modo).

¿Cuál fue el problema que tuve en mi trabajo? Este verano entre de nuevas a un supermercado y en vez de amoldarme a sus «formas» de expresión y comunicación, fui tal y como soy. Cada vez que cometía un error, pedía disculpas. Cada vez que necesitaba algo, decía «por favor». Y lo normal cuando eres nueva en un sitio, es tener muchas preguntas, cometer errores, relacionarte con los demás… así que me pasaba el día utilizando «fórmulas convencionales» (¿podrías dejarme…?, ¿me podrías ayudar con…?, lo siento muchísimo no pretendía…).

Las reacciones por parte de mis compañeros me contrariaban muchísimo. Algunas personas me miraban raro (pensarían que de donde demonios había venido), otras me consideraban débil (porque en este lugar, disculparse es sinónimo de ser menos que el otro), otras me humillaban o gritaban (porque se sentían superiores a mi),…

Yo no lo podía evitar, soy así. Si dejo algo en el suelo y molesta a un compañero que va a pasar por allí, mi reacción es decir «lo siento». A lo que algún compañero me respondía con «que educadita eres, ¿no?» (con desprecio). Obtuve rechazo por parte de mis compañeros porque mi manera de expresarme creaba distancias sin darme cuenta. Me consideraban una persona falsa porque para ellos mis formas eran exageradas (aunque para mi fueran normales y sentidas).

En la actividad 1 se hace mención a algo parecido. Dice que los alemanes pueden pensar que nuestra manera es agresiva. Pues a mi las formas que tenían en ese centro me parecían violentas.

¿Cómo se expresaban? Cuando cometían un error, nunca pedían disculpas sino que justificaban lo que habían hecho. Cuando necesitaban algo, lo pedían mediante imperativos. Y para expresar emociones o sentimientos de alegría, tristeza o enfado empleaban vocabulario barriobajero en general.

Éste fue uno de los motivos por los que dejé el trabajo. No quería cambiar mi forma de ser, y ese ambiente me hacía sentirme pequeña y menos que los demás.

Actualmente trabajo en otro supermercado (de la misma cadena), y haciendo unos pequeños cambios en mi manera de comunicarme he obtenido grandes beneficios. He descubierto que en vez de decir «por favor», hay que pedir las cosas y a continuación decir un piropo como: «dame bolsas grandes guapa/cariño». En vez de decir «gracias» hay que decir «vale».

A mi esta realidad me parece algo triste. Porque la educación que tenemos parece crear distancias en estos sectores. Tras pensarlo mucho, me di cuenta que estaba «conviviendo» (se pasan muchas horas debajo de un mismo techo) con personas que había dejado los estudios en el instituto. Estaba con esa pandilla de clase que me llamaba «empollona», «listilla», «sabelotodo», «pelota»,…

Dejo este parrafazo y rollo patatero con estas dos preguntas:
- ¿la educación nos une o nos separa?
- ¿cómo enseñar adecuadamente las formas de comunicarnos, sin que ocurran malentendidos o malinterpretaciones?

Posted in Pedagogía, Reflexiones and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>