Las fórmulas convencionales y la comunicación intercultural.

¿En cuál de las dos actividades tienen los alumnos mayor libertad?
En la segunda.

¿Cuál es mejor para aprender a realizar peticiones en español?
En la segunda, porque da la posibilidad a realizar peticiones de distintas formas (con fórmulas convencionales, insinuaciones o imperativos). Aunque en España se utiliza más los imperativos, es importante saber responder de las otras maneras para poder defendernos en cualquier contexto comunicativo.

¿Permiten las dos actividades valorar si el alumno sabe formular peticiones de manera adecuada? ¿Por qué?
No, porque solo se puede valorar que el alumno puede pedir algo en esas situaciones, y no en otras muchas en las que quizás no sepa hacerlo de manera adecuada.

¿Utilizaría en clase las dos actividades, solamente una o ninguna? ¿Por qué?
Las dos, porque son complementarias y dan respuesta a distintos contextos.

Posted in Aprendiendo idiomas, Pedagogía, Reflexiones and tagged .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>