Oasis personal

Ya he pasado  muchos días rumiando una idea, y lo quería compartir con vosotr@s [ahora que me he tomado el blog de otra manera, mucho más abierta y como medio para transmitir lo poco que sé y lo mucho que aprendo]. Sin tapujos, no me da miedo confesar mis torpezas, mis errores y mis tropiezos. Influenciada en parte por mi chico (informático pasional) y por su entusiasmo del software libre.

Pero esto, ¿qué es lo que es? Es mi pequeño oasis personal. Estoy harta de escuchar crisis, vale que tenga otro significado (el de oportunidad) pero es que solo lo oigo mencionar en el mismo sentido, es una basura. No la quiero, gracias.

Si no te gusta la realidad, invéntatela ¿no? Mi mundo sería uno en el que todos nosotros tuvieramos un techo bajo el cual vivir, en el que los jóvenes que aparecieran en los medios de comunicación son los que tienen inventiva (y no los que lo malgastan en tomar estupefacientes). Un mundo en el que los políticos hicieran justicia y garantizaran los derechos de los ciudadanos…

Podría seguir, pero a medida que escribo me voy a apenando más y más. Es un mundo que está muy alejado de la realidad, y no está en mis manos.

No puedo cambiar el mundo, pero sí el mío personal (y me doy con un canto en los dientes si lo consigo). En él viviría con la persona a la que amo (pronto, claro ^^), dedicaría mis fuerzas a mi gran vocación, podría seguir formándome sin sentirme mal…

Mi oasis personal, en él aparecen mis grandes proyectos de vida. Crear una familia y ser maestra, creo que estoy aquí para hacer esto: son mi sentido existencial. ¡Oh dios mio! ¿he dicho eso? ¡Me estoy haciendo mayor! ¡Mi útero brilla!

A un lado las tonterías. Inspirada en un podcast que escuché anoche de Berto Pena (el número 5 que va sobre motivación), retomé mi cuaderno de productividad y gestión del tiempo… Era el momento.

– Anoté mis objetivos a conseguir. Mis retos importantes. Busqué imágenes que me hicieran recordar el motivo por el que merece luchar sin condiciones. Ahí está una foto con mi pareja (el primer día que empezamos como novios), una que me tomaron cuando estaba de prácticas en un cole y busqué una carta que me escribió una de mis exalumnas (llena de sentimiento… a día de hoy me sorprende como ella pasó desapercibida en el aula, y como fue que no me diera cuenta de la influencia que estaba ejerciendo sobre ella).

– Citas y mensajes que he ido recogiendo por el camino…

Y es que sin motivos por los que luchar, uno al final acaba por ver los días pasar. Ya han pasado demasiados. Muchas horas invertidas en un trabajo de poca cualificación. Necesito luz en mi vida y pasión por las cosas, porque sé que teniendo eso destinaré todas mis fuerzas.

Termino el post con una recomendación: las obras de Berto Pena. Puede que os sirva de ayuda si queréis gestionar mejor vuestro tiempo. Su blog es : http://thinkwasabi.com/

Posted in Reflexiones, Técnicas de estudio y Productividad and tagged , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>