Sobre la píldora del día después

Esta vez quería comentar una experiencia que viví hace unos días: un preservativo se rompió. Sí, aunque parezca imposible y es fácil mal-pensar en estos temas… es cierto. Como advertencia os diré que tengáis cuidado: resulta que con las altas temperaturas parece habitual que se rompan. Aún me parece extraño porque lo teníamos metido en su caja, en un armario, en una casa bastante fresca (si hubiera estado en la cartera lo puedo llegar a entender, pero ahí… no sé).**

Ya una vez nos pasó hace 3 años, fuimos a urgencias para que me dieran la receta. Estaba asustadísima ya que a una amiga mía le había dado efectos secundarios (tuvo muchos sangrados). El médico que me atendió me tranquilizó aunque no lo suficiente al decirme “puede que tengas sangrados o vómitos fuertes. No te preocupes, vas a urgencias y listo”. ¡Claro! Me voy a urgencias y listo, dice… ¿y cómo se lo explicaba a mis padres? (ahora me parece una niñería, sé que me habrían apoyado. Sin embargo era un saco de dudas e inseguridades). Con suerte todo fue bien (no tuve ningún efecto adverso, ni me quedé embarazada), aunque me llevé un mal rato que para qué.

La cuestión no es este hecho, sino todo lo que vino después. Nos levantamos con tranquilidad y fuimos directos a una farmacia. En tan solo 3 años, la situación fue totalmente diferente. Entré a una que estaba de guardia. Un par de señoras se quejaban sobre los recortes y el farmacéutico era de lo más agradable. Incluso me desesperaba, sacaba tema de conversación con cualquier cosa (“así se le hará más rápida la mañana” pensé mientras recordaba mi etapa como dependienta). Se fueron todas, entonces me sonrió y me preguntó “buenos días, ¿qué quieres?”, “la píldora del día después. Me preguntaba si era necesaria la receta porque entonces voy al centro de salud ahora mismo”. De pronto su cara cambió por completo.

¿Cómo te lo explico? ¿Cómo te describo esa expresión? ¿Sería asco, o desagrado? Quizás odio o desaprobación. Serio, casi enfadado me contesta “No tenemos la píldora, en realidad no la vendemos”.

Me acuerdo que pensé en ese momento “uf, si me hubiera pasado hace unos años me sentiría culpable y avergonzada. También lo entiendo, no me conoce… pensará que he mantenido relaciones sexuales sin protección. Lo mismo piensa que no debo acostarme con mi pareja hasta casarme… joer, si eso pasara ya me puedo morir de asco, tal y como están las cosas aún me queda. Lo mismo piensa que el sexo es únicamente para tener hijos.”

Me sentía bastante incómoda, pero eso no me hizo irme sin más. ¡No! en el fondo sabía que a él le incomodaba aún más la situación que a mí. Así que le pregunté si era necesario la receta y si conocía alguna farmacia cercana, todo esto con una sonrisa de oreja a oreja.

“No, no hace falta receta.”- me contestó secamente. “Yo te aconsejo que vayas a tu médico y que te la haga, porque claro, es una píldora muy fuerte y tiene muchos efectos secundarios. Sería conveniente que te revisara un médico …(¿comor? Sí, como lo lees)…. Además, quizás te aconseje que tomes otras medidas, como no tomarla”.

U.u” ¡claro señor! No tomarla y quedarme embarazada, ¿no? ¡Venga ya hombre! Yo no tengo la culpa de que haya fallado el método anticonceptivo, otra cosa sería que no lo hubiera usado. Quizás no me tomara como una persona seria, pero vamos, tener un hijo no es que se decida de esta manera… En serio, que a estas alturas sigan pasando estas cosas me hierve la sangre.

Salí de allí muy cabreada. No tanto por mí (fui a otra farmacia donde me la dieron sin problemas) sino por aquellas adolescentes o chicas más jóvenes que pueden vivir esta situación. Edades complicadas, en las que una se vuelve más rebelde o el sexo es un tema tabú, y en la que la pareja no siempre está ahí en los momentos complicados. Me vi obligada a aprovechar este espacio personal para dar todo mi apoyo aquellas chicas que lo hayan vivido y sufrido. Y que este tipo de personas no os engañen, ser mama es una decisión muy importante (por no decir la más importante en tu vida) y no se debe tomar cuando no estas preparada o no lo quieras (y menos por el consejo de un tío que no es quién para decirte eso). No es justo que por ser mujer tengamos que arrastrar aún estas lastres sociales. Él no es quién para decir qué debes hacer en esta situación, sólo se encarga de vender. No estás en una iglesia ni ante tu familia para dar explicaciones, y si no la vende porque cree que estás matando a fetos, que amablemente te indique dónde está la puerta y listo. Para empezar, ni estás embarazada así que no estás matando NADA. En serio, que recurran al chantaje emocional estas personas que lo único que quieren hacer es imponer un criterio de concebir la vida me parece absurdo y lamentable.

Sé que hay gente que utiliza la píldora del día después como método anticonceptivo, pero por ello ¿hay que mal-pensar de todo aquel que la compra? Los que lo hacen me parecen, a parte de irresponsables, idiotas porque es una pastilla fuerte que puede tener efectos dañinos (no tanto en el momento sino para el futuro). Pero en el supuesto de que yo fuera una de esas personas, estás obligado a venderla (si la tienes). Si soy tan idiota de tomármelo a la ligera, al final me destrozaré el cuerpo por ser tan inconsciente. Y en el caso de que haya sido un accidente, piensa que así ha sido y la vendes como haces con otros medicamentos. Uno no puede imponer su ideología a la gente, ni obligarla a ser responsable… si va a la farmacia a por la píldora del día después, se la vendes y cuando vaya a por medicamentos para remediar el destrozo que se haya hecho por ser una irresponsable, la tratas por eso. Lo que me parece triste es este tipo de reacciones, intimidatorias e hirientes.

Posdata: por si tienes curiosidad… el único efecto adverso fue que me sentía hinchada como un globo, dolor de pecho y tripa (no mucho más que con mi amiga la «menstru»; encima con «la» para ser más ridícula aún). Lo peor de todo es la preocupación que tengo encima desde entonces. Pero vamos, estoy bien (y menos mosqueada después de desahogarme xD).

Posted in Reflexiones and tagged .

One Comment

Responder a Pastillas del dia despues Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>